Menu

Charlotte Goiar

Sigue a Charlotte Goiar en Twitter @charlottegoiar


El Síndrome de Harry Benjamin (SHB) es una condición intersexual de nacimiento que ocurre en apróx. 1/30.000 bebés con genotipo XY y en apróx. 1/100.000 bebés con genotipo XX, en la cual la diferenciación sexual a niveles neurológico y anatómico no se corresponden. Así, una niña nacida con esta condición, parece ser un niño al nacer, su sexo cerebral es femenino pero su anatomía externa es masculina -genitales  masculinos. Los niños nacidos con esta condición presentan genitalia femenina, aunque su sexo cerebral es masculino: neurológicamente son varones. 

El Síndrome de Harry Benjamin es un grave trastorno del desarrollo sexual (TDS) que afecta a un número muy pequeño de niños y niñas. Este síndrome produce un severo desajuste biológico entre el sexo neurológico de la persona y el resto de características sexuales físicas de la persona, bloqueando un correcto desarrollo fisiológico de la persona que lo sufre de forma alineada con su sexo neurológico.
 
La condición es muy grave, y muy malentendida, ya que se confunde popularmente con otros fenómenos como la transexualidad o el transgenerismo, fenómenos estos más comunes y conocidos por su ambigüedad sexual que al ser más visibles esconden estas otras condiciones fisiológicas más graves y mucho menos comunes.
   
Un niño nacido con Síndrome de Harry Benjamin (neurológicamente varón) se desarrolla fisiológicamente con caracteres sexuales femeninos, siendo a posteriori educado como una niña. A medida que este niño crece, culturalmente se espera de él que se desarrolle como una mujer y como tal actúe, a pesar de permanecer neurológicamente varón.
 
Una niña nacida con Síndrome de Harry Benjamin (neurológicamente mujer) se desarrolla fisiológicamente con caracteres sexuales masculinos, siendo a posteriori educada como un niño. A medida que esta niña crece, culturalmente se espera de ella que se desarrolle como un hombre y como tal actúe, a pesar de permanecer neurológicamente mujer.
 
Como cualquier persona se puede imaginar, la situación es muy grave, demasiado grave como para frivolizar con ella.
La única forma de corregir este grave desajuste físico es mediante tratamiento médico de por vida que pueda bloquear y corregir este desarrollo físico contrario al verdadero sexo de la persona (el sexo neurológico), un tratamiento que incluye diversas cirugías mayores.
    
Actualmente la medicina no es capaz de diagnosticar este problema en el nacimiento, por lo cual el Síndrome de Harry Benjamin causa entonces que a estos niños se les adjudique el sexo erróneo desde el nacimiento, siendo a posteriori educados en el rol de género contrario a su verdadero sexo biológico.
   
Hoy sabemos que el cerebro es, de lejos, el órgano sexual más importante, y el único que puede definir, a ciencia cierta, el verdadero sexo de una persona. La identidad de género se halla impresa en las estructuras más profundas del SNC y el cerebro. El Síndrome de Harry Benjamin se diferencia de otras condiciones intersexuales, en que este no es evidente para diagnóstico en el nacimiento, sino más interno y difícil de diagnosticar, pues requiere una tecnología de diagnóstico médico más avanzada. 

El Síndrome de Harry Benjamin es una condición intersexual muy severa que precisa de una completa y dramática rehabilitación física. En relación a otras condiciones intersexuales, el Síndrome de Klinefelter es sobre cien veces más frecuente que el Síndrome de Harry Benjamin. El Síndrome de Turner es cincuenta veces más frecuente que el Síndrome de Harry Benjamin, y el Síndrome de Insensibilidad a los Andrógenos, es diez veces más frecuente que el Síndrome de Harry Benjamin.

La mayoría de las personas afectadas por el Síndrome de Harry Benjamin hasta ahora solían ser diagnosticadas entre los 15 y 35 años de edad, como promedio, lo cual no ha impedido a muchas personas poder corregir el problema y todavía poder llevar una vida satisfactoria después. Actualmente este Síndrome se detecta a edades mucho más tempranas (4-5 años de edad). Las personas con Síndrome de Harry Benjamin necesitan y completan su cirugía correctiva genital, y la tendencia actual se dirije hacia el diagnóstico precoz (temprano en la adolescencia) y el tratamiento integral lo más temprano posible.

Según los estudios más recientes llevados a cabo por diversas clínicas especializadas en todo el mundo, todos los niños y niñas nacidos con este síndrome sufren un trastorno ansioso-depresivo conectado con el mismo y que se manifiesta de forma evidente desde edades muy tempranas. Se ha demostrado por numerosos estudios internacionales que todas las personas con Síndrome de Harry Benjamin siempre experimentan una creciente insatisfacción e infelicidad con ambos, sus cuerpos y sus roles de género, hasta que ellos puedan corregirlos, incluso hasta el punto de llegar al suicidio si no pueden solucionar su problema.

El dolor causado por el Síndrome de Harry Benjamin es exacerbado por la actitud social hacia él. Compañeros, amigos
y familiares actúan frecuentemente de una forma incrédula y hostil hacia personas que revelan que han descubierto que padecen el Síndrome de Harry Benjamin. La sociedad en general no trata bien a las personas cuya apariencia es ambigua de género, haciendo muchas veces de ellos/as objeto de abuso verbal, discriminación, y en ocasiones violencia. Esto es muy duro de afrontar cuando además se carece de apoyo familiar o de un empleo estable, sin embargo éste suele ser a menudo el caso.

La más posible explicación sobre la causa del Síndrome de Harry Benjamin es alguna clase de variación o irregularidad hormonal durante el periodo de gestación. Pero cualquiera que puedan ser las causas que producen esta condición, se trata de una condición genuina, traumática, que merece comprensión y compasión.

El Síndrome de Harry Benjamin se codifica según la Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE) de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de las siguientes maneras:

Trastorno de Identidad de Género CIE-10 (2016) F.64.2

Incongruencia de Género CIE-11 Beta (2017) 5A41

En actualización permanente